En espera de que pase algo / Romina Cazón




En espera de que pase algo

En un día como hoy, pero del año 1948,
una mujer fue encontrada muerta.
Su cuerpo estaba cortado en dos mitades
Dicen que ella incomodaba.
Dice que era una chica de la vida alegre.
Dicen que la llamaban la Dalia negra.


En un día como hoy, pero del año 1912
Una joven de 19 años
se colgó en el baño

Dicen que su padre la maldijo.
Dicen que la corrió de la casa.
Dicen que amaba a otra mujer.


En un día como hoy del 1982
Una maestra se quedó en la calle
al fallecer su pareja mujer.

Dicen que la familia se quedó con todo.
Dicen que no hubo leyes.
Dicen que  le dieron la espalda.


En un día como hoy, pero del año 2010
Una niña fue violada
en su recámara.

Dicen que fue su padrastro.
Dicen que nadie denunció.
Dicen que hubo otras niñas.


En un día como hoy, pero del año 1521
una joven quiso entrar a la universidad
a estudiar derecho.

Dicen que quería ser libre.
Dicen que nadie quiso darle alas.
Dicen que las alas era sólo para  los hombres.

En un día como hoy
todavía
y sólo todavía
miles de mujeres tienen miedo de dejar a su marido,
de decir que son  golpeadas
o amenazadas.

Por eso este poema no puede decir Feliz día de la mujer.
Por eso este poema no puede celebrar.

Este poema 
tiene sangre
tiene cuchillos
tiene balas
tiene dolor.

Este poema
está esperando
que pase algo
importante.









Poema mierdoso / Romina Cazón


Luego de escribir un poema
tuve una charla conmigo misma.
Resolví que un poema
no me da de comer,
tampoco me paga la luz ni el gas.
Un poema es egoísta,
le importa tres pepinos mis deadlines.
Cómo es posible que un poema sea tan mierdoso,
qué no sea capaz de decirme:
buen día, que tengas un gran sábado.




Efecto secundario / Romina Cazón




I

MORFINA
Solución Oral 10 mg/ml


La dosis
no alcanza
para darle paz
a mi vulva.

La dosis debería
hacer que baile con los sapos.

Los sapos deberían soñar conmigo.
Deberían amarme de una vez por todas.


II


Madre ha venido  a verme
y me trajo flores.

Madre está muerta.
Madre se sacudió el polvo
y mandó a todos a chingar.

Madre está a mi lado.
Madre está callada.
Madre no quiere ser madre.


III


Hoy vi la luz.
Vi como danzaba
en mi espalda
y ella parecía reírse.

Mi padre antes de marcharse con la vecina,
me dijo que la luz tiene su propio filo.
Es capaz de cortar el cabello
los ojos
y el día.

La luz me hizo sangrar hoy.




DE CUANDO YO ROMPÍ UN CONTRATO Y NADIE ME DIJO NADA / ROMINA CAZÓN





DE CUANDO YO ROMPÍ UN CONTRATO Y NADIE ME DIJO NADA.

Doné mis óvulos un miércoles a las 10 am.
Creo que ese día hacía frío o mi cuerpo tenía frío.

Fui la quinta de las mujeres donantes,
cuya edad variaba entre los 25 a 35 años.
Yo era la mayor y con menos posibilidades,
según los estudios previos.

A los dos días el doctor llamó para decirme:
Ganaste la lotería,
tus óvulos son muy buenos
y con eso puedes ayudar a muchas familias.

Entonces imaginé a un pueblo de hijos míos:
Vi a unos haciendo fila para pagar en el banco,
vi a jóvenes atendiendo las tiendas
y uno de ellos, yendo a mi taller de poesía.

¡Momento!

Cómo es posible que
un hijo mío asista a mi taller
y no haya cenado en mi mesa
ni haya bebido de mi té.

No. No quiero ese pueblo.
No quiero tirar la piedra y esconder la mano.
Sólo un hijo, por favor.


A las semanas, el bebé estaba hecho.

Mujer, cómo está el niño.
Mujer, quiero verlo en un ultrasonido.
Mujer, quiero llevarte los muebles para su recámara.
Mujer, yo puedo ayudarte a cuidarlo. Tengo tiempo los martes y jueves por la tarde, también algunos fines de semana
Mujer, y si yo lo llevo a la guardería, al kinder, a la universidad o al altar.
¿Mujer y si compartimos la maternidad?

Hubo silencio,
pero a veces callar es otorgar.

Es así como empezó mi búsqueda
en Google de nombres italianos para niño.

Matteo, mi país te hubiera agradado, sobre todo en verano.
Matteo, ábreme la puerta cuando vaya a visitarte.
Me quedé con ganas de escucharte.




La poesía es el único lugar donde cabe todo


Padre iré a verte pronto.
Padre eso no significa mañana.
Padre eso puede ser cuando yo sea tu madre
y te mire como a un hombre que busca completarse
en mis manos.

Bien sabes que la poesía es el único lugar
donde cabe todo,
quiero decir, donde se puede todo,
quiero decir, donde existe todo.

Una poeta es capaz de tirarse del quinto piso,
saltar de un coche a una velocidad de 150 km/h.,
consumir 80 pastillas de seconal
y estar vivita y coleando,
porque una poeta es como una pequeña diosa
o algo parecido.

Ejercicio de aislamiento / Romina Cazón


Intervención en Edward Hopper









Un poema debería decir cosas importantes / Romina Cazón



Un poema debería decir algo así como:
el número que marcó está ocupado

Debería decir que se nos acabó
el saldo.

Debería decir
que la tarjeta de débito está vacía.

Un poema es un mensaje de whatsapp
un contacto, un link.

Un poema es un perfil de facebook
y sus amigos virtuales.

Según fulano, es un brócoli que hierve en tu cocina,
mientras tu perro se hace pipi en la almohada.

Según perengano, es el moco que está en la ventanilla
del camión y que tendrá muchos corazones en instagram.

Un poema debería decir cosas importantes
algo así como: está lloviendo.




Pasos para no roncar / Romina Cazón




Pasos para no roncar

1. No piense en los ronquidos, salvo si otra persona lo hace
1.1 Esa persona tiene un nombre. Grite.
1.2 Cálmese.
1.3. Vuelva a gritar y el asunto quedará olvidado.
2. Escriba 100 veces no debo roncar.  Si lo hace, dese golpes en las mejillas. A veces funciona.
3. Lea poemas, aunque estén feos siempre son útiles para engañar la mente.
4. Confíe en su cuerpo. Si le falla es normal, le han dado con un palo por mucho tiempo.
5. Beba agua.
5.1 Mucha agua.
6. Póngase cómodo.
6.1 Muy cómodo.

7. Si Nada funciona. No duerma.

Poema loco 1 / Romina Cazón





Si no sirve para la poesía / Romina Cazón



si no sirve para la poesía puede lavar platos
si no sirve para la poesía puede tejer bufandas
si no sirve para la poesía puede hacer arroz con leche
si no sirve para la poesía puede hacer nieve de mamey
si no sirve para la poesía pinte la pared de azul marino
si no sirve para la poesía publique post y espere likes
si no sirve para la poesía no culpe a su maestro
si no sirve para la poesía    grite o llore
si no sirve para la poesía
si no sirve para la poesía
si no sirve para la poesía
si   no   sirve si  no  sirve
si   no   sirve si  no  sirve
si   no   sirve si  no  sirve
espere  que  ella  le  sirva
espere  que  ella  le  sirva
espere  que  ella  le  sirva
caso  contrario   muérase


Té caliente de limón / Romina Cazón




Es cierto, conocí a mi madre hace dos años. Ustedes tendrán sus dudas, pero yo la conocí largos años después de nacer. Ella, despampanante, estaba en la cocina cuando yo entré. Tenía una falda negra y unas medias de nylon que le cubrían sus piernas perfectas. Era exactamente como me había comentado mi padre en sus cartas: ojos grandes, sonrisa extensa y piel radiante. Al verla, recordé lo certero que fue mi padre al describirla. Ella podía hacer que cualquier cosa se transformara. Créanme, ella no necesitaba encender las hornallas de la cocina, su solo cuerpo lo hacía. Ella no necesitaba abrir la canilla para obtener agua. Su solo andar hacía que las cosas le fueran concedidas.

Fue increíble: estaba yo a su lado y pude comprobar que las verduras adquirían otro color en sus manos. Las verduras se rendían a ella en un sagrado culto. Seguramente pensarán que miento al escribir esto, pero no, es absolutamente real decir que mi madre le da vida a todo lo que ve, es completamente cierto decir que ella tiene un perfume que yo jamás podría describir aunque lo intentara.


Ese día la seguí con mis pupilas por donde anduvo. Cómo no hacerlo, si yo amaba sus brazos y lo que hiciera con ellos. Nunca esperé que me dijera que estaba feliz por conocerme. La casa se llenó de paz y entendí que ella lo estaba transformando todo. Más tarde, me invitó un té caliente de limón. Créanme, jamás le puse ni un gramo de azúcar, no hizo falta.